Ciudad Guayana.- Con la meta de producir 500 mil toneladas de acero inoxidable y romper con la dependencia hacia los países industrializados, fue constituida formalmente por los gobiernos de la República Bolivariana de Venezuela y Cuba la empresa Siderúrgica del Alba.

La firma del acta constitutiva fue realizada en esta ciudad por el ministro del Poder Popular para las Industrias Básicas y Minería, Rodolfo Sanz, y por el presidente del Grupo Industrial de la Siderurgia Acinox, Herbert Ballart, en representación del Ministerio de Industria Metalmecánica de Cuba.

La acería estará ubicada en la zona de Temblador, municipio Libertador del estado Monagas, y tendrá una inversión aproximada de un mil 500 millones de dólares, especificó ABN.

La República Bolivariana de Venezuela controlará 51 % de las acciones de Aceros del Alba, mientras que el grupo cubano Acinox tendrá 49% de las acciones.

El ministro Rodolfo Sanz explicó que de manera simultánea a este proyecto se construirá en suelo cubano una planta de Ferroníquel, que garantizará el abastecimiento de materia prima al proyecto venezolano.

La planta cubana tendrá una distribución accionaria de 51% a favor de Cuba y 49% en manos de Venezuela.

“Este es un proyecto estratégico para ambos países, en vista de la altísima demanda que tiene el acero inoxidable en el sector transformador nacional e internacional”, apuntó.

Señaló que esta empresa mixta es parte del Plan de Desarrollo Industrial Conjunto que desde hace dos años se coordina entre los países integrantes de la Alternativa Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (Alba).

Mencionó que tras esta firma se iniciarán los estudios de factibilidad y de ingeniería, así como las obras civiles, con la meta de poner en funcionamiento la acería en tres años.

“El presidente Hugo Chávez Frías ya asignó los recursos para la inversión total del proyecto, incluyendo lo necesario para las primeras obras a ejecutarse durante este año”, expresó.

Igualmente, el titular del Mibam anunció la designación del viceministro de Industrias Básicas, Jesús Paredes, como presidente de la nueva acería venezolano-cubana.

Por su parte, el presidente del Grupo Industrial de la Siderurgia Acinox, Herbert Ballart, destacó la importancia estratégica de esta fábrica, en vista del monopolio existente a escala mundial en cuanto a la producción de acero inoxidable.

“Históricamente, el acero inoxidable ha estado sólo en manos de los países industrializados y sus monopolios, y los países menos desarrollados se limitan a suministrar materia prima y luego tienen que adquirir este producto transformado, a precios muy elevados”, recalcó.

Añadió que esta acería, así como la planta de Ferroníquel en Cuba, “permitirán dar mejor uso a nuestros recursos naturales y ponerlos al servicio de nuestros pueblos”.

Asimismo, resaltó que la planta contará con la mejor tecnología disponible a escala mundial y servirá de base a otras empresas transformadoras ubicadas en Venezuela y otros países hermanos.

En cuanto al cronograma técnico, precisó que ya se venían realizando los estudios de suelo, análisis de vientos y otros.

“A partir de esta firma, iniciamos el proceso de obras civiles que durará un año y medio. Paralelamente, estamos preparando las licitaciones internacionales para la adquisición de la tecnología, convocando a las principales empresas del área metalúrgica”, comentó Ballart.

Fuente: El Universal

About these ads