Leonardo Marín Saavedra, arzobispo primado de la Iglesia Anglicana Latinoamericana. Foto: Google

LAS CONTRADICCIONES DEL ARZOBISPO

El líder máximo de la llamada Iglesia Reformada Católica de Venezuela ha decidido hablar en exclusiva desde Canadá con Quinto Día y aunque dice no defender a Chávez, sus motivos para hablar bien del proceso venezolano van desde el enfrentamiento directo con la Conferencia Episcopal Venezolana hasta la justificación de la compra de armas de parte del gobierno bolivariano para defendernos, no tanto de Estados Unidos:”¿cómo haríamos para defendernos de algunos seres andróginos que vinieran de otro país o de otra dimensión?”

Opina que es más valioso un rollo de papel toilet que el documento de ex comunión que entregaría la Iglesia Católica Romana a los sacerdotes disidentes

El 29 de junio no fue la primera vez que Leonardo Marín Saavedra estuvo en Venezuela. Él es el arzobispo primado de la Iglesia Anglicana Latinoamericana, brazo del que se desprende la polémica Iglesia Católica Reformada de Venezuela, acusada por muchos de ser mantenida por el gobierno del presidente Chávez. Marín dice que su periplo por Venezuela data del año 1998: “Antes de llegar la Iglesia Católica Reformada ya teníamos más o menos 3 mil personas que trabajaban conmigo en Venezuela, además yo tengo unas mil personas de mi familia que viven en el Táchira que tienen apellidos Rueda y Silva que son los de mi abuela materna”, explica el arzobispo anglicano latinoamericano, quien se define como un escritor por naturaleza.

Proveniente de una familia de religiosos con primos y tíos que hasta llegaron a obispos, nace en Colombia en 1955. “Yo diría que mi familia nunca creyó en Roma pero sí creyó en el catolicismo”.

Repite mucho que es escritor y que eso venía con él desde los 7 años, trata de dejarlo claro y hasta justifica la carta que le envió al presidente Chávez para felicitarlo por haber salido victorioso de las elecciones en diciembre de 2006, con esa razón: “Yo soy de la familia de Ángel Saavedra que fue un muy famoso escritor que tuvo España, él es mi tatarabuelo y que fue exiliado en la isla de Malta”.

A los 15 años decidió ser anglicano, pero continuó yendo a misa con los franciscanos en Colombia, luego termina el bachillerato en Bogotá y “estudio español y literatura, hago una especialización en dramaturgia, después estudio filosofía y teología”, hasta que en 1980 llegan los anglicanos tradicionalistas a Colombia.

“Yo ya era profesor de la Universidad y de colegios en la ciudad de Bogotá. Entonces decido retomar la vida religiosa como anglicano, pero 10 años antes, yo decidí todos los días orar con el libro de Oración Común y me asesoraba un sacerdote tradicional desde Inglaterra, no teníamos en Colombia sacerdotes anglicanos, antes que yo hubo unos 5 o 10 antes de mi ordenación”.

Esta fue la conversación que tuvo en exclusiva con Quinto Día:

-¿Cómo es la Iglesia Anglicana Latinoamericana y cómo depende la Reformada Venezolana? -Iglesia Católica Reformada, rito anglicano.

Es reformada porque nosotros estamos de acuerdo con algunos cambios que introdujo Martín Lutero, entonces el término reformado lo dieron los venezolanos y nosotros simplemente como somos como la madre iglesia de ellos, adherimos el rito anglicano, es decir que no adoptamos para nada el ritual de Roma. La Iglesia Anglicana Latinoamericana es la misma Iglesia Ortodoxa Latinoamericana…

-¿Qué las diferencia?

-Primero, nosotros no aceptamos la ordenación de mujeres porque Jesús no tuvo apóstolas, sino apóstoles. Segundo, el Señor escogió a obreros, a pescadores, no escogió a gerentes, bueno yo soy un gerente porque yo estudié administración de empresas, pero dentro de la iglesia soy un siervo, obreros del evangelio, no somos niños bonitos de corbata y de oficina, somos obreros y trabajamos con lo mínimo para establecer la iglesia del Señor en la tierra. En tercer lugar la Biblia prohíbe que un varón se case con otro varón. La diferencia entre la Iglesia Anglicana Latina y la Anglicana Tradicional está en que sí aceptamos tratar bien a los homosexuales, nosotros no los casamos, no los bendecimos entre ellos, no los aceptamos como sacerdotes de nuestra iglesia ni les damos tratamiento sacerdotal pero los tratamos muy bien, son bienvenidos a nuestra iglesia, no los tratamos mal…

-Entonces para ustedes la condición homosexual o bisexual no es pecado en sí…

-Usted puede ser homosexual, por ser homosexual, por tener deseos y fantasías de acostarse con un varón, no está cometiendo ningún pecado, pero si lo hace, si tiene sexo con un varón, para nosotros es un pecado.

-¿No es un poco difícil de asimilar para un homosexual esa situación?

-Pues es muy difícil porque estamos un poco atrasados e involucionados pero cuando la persona avanza espiritualmente se da cuenta de que no se puede arrimar a una parrilla caliente porque se quema. El homosexualismo es una parrilla caliente, o sea produce placer, la gente llega al éxtasis, se comprende, pero después de la situación hay como un vacío en las personas.

El homosexualismo no llena la plenitud sexual del hombre. Es pecado porque de todas maneras la homosexualidad conduce a la perversión y a la promiscuidad.

-¿Los homosexuales tienen participación en los asuntos eclesiales de su iglesia?

-Lo eclesiástico es que sean sacerdotes, pero no. O sea, podríamos aceptar a un sacerdote que teniendo ese tipo de situación en su cabeza haya querido entregarle la vida a Dios y marginarse de tener relaciones sexuales con personas del mismo sexo. Pero no se ha presentado hasta el momento ninguno con esa característica, todos tienen esposa.

-¿Qué opinión tiene de la Conferencia Episcopal Venezolana y el comunicado con el que desde allí se rechazó la fundación de la Iglesia Reformada?

-Lo que nosotros en Canadá hemos analizado es que la Iglesia Católica Romana está metida de manos y pies en política y estan haciendo política opositora al actual gobierno venezolano. Ellos se asustaron y cometieron una injusticia muy grave y un atropello mortal contra nosotros porque nos han tratado de delincuentes y de pillos.

Hay un grupo de abogados en Los Ángeles que están estudiando los comunicados a ver si hay forma de demandarlos a ellos porque han atropellado la libertad de los que estamos participando de esta iglesia.

Carta al primado de México. Imagen Google

Pulsar para leer Carta al primado de México. Imagen Google

Lo que estamos diciendo es que la Iglesia Católica Romana le está diciendo a sus seguidores en Venezuela que no apoyen a Chávez, es decir ha parcializado el pensamiento cristiano en contra de un movimiento político, que es ir en contra de Chávez. Eso es muy grave para la iglesia, entonces ellos no son representantes de la iglesia, son simplemente funcionarios, nosotros los estamos viendo como gerentes de un nuevo imperio en Venezuela que se llama el católico romano. Nosotros no estamos apoyando al gobierno de Chávez pero la iglesia no puede irse en contra ni de Chávez ni de Copei.

-¿Según ustedes qué falta para construir el ‘verdadero cristianismo’?

-El gobierno venezolano tiene que buscar un equilibrio porque los ricos también son amados por Dios, ellos tienen que comprender que deben ir poco a poco, paulatinamente ayudando para que desaparezca la pobreza en América Latina, para que haya bienestar. No hemos construido el verdadero cristianismo porque hemos permitido que la guerra sea el imperio moderno. La guerra es la que está gobernando el mundo y la guerra no debe existir, los ejércitos no deberían existir, sino ejércitos de paz, ejércitos de apoyo, ejércitos que liberen un proceso de equilibrio social, o sea, si hay una injusticia, por eso nosotros afirmamos que no existe un verdadero cristianismo, lo que hay es una mentira porque también los grupos protestantes explotan a las comunidades, reúnen a la gente en un estadio y le cobran unas tarifas como si fueran a entrar a un partido de fútbol, los señores protestantes llegan a los países en helicópteros de primera categoría en aviones privados. Nosotros para viajar de Estados Unidos y de Canadá a Venezuela, nadie nos dio para pagar primera categoría porque no lo necesitamos.

Yo viajé de Canadá a Maracaibo en cuatro aviones, en vuelos comerciales los más económicos para poder cumplir con la misión de Venezuela, ahora, allá en Venezuela, lógico, yo voy de un clima muy frío y si me ponen a vivir debajo de un puente yo me muero en tres días, porque Maracaibo es muy caliente, yo creo que los de Venezuela tuvieron que saber que como mínimo yo necesitaba una habitación con aire acondicionado porque yo estoy ya acostumbrado a un clima de Canadá, en donde aquí tenemos 32 grados bajo cero en invierno, estoy acostumbrado ya al frío de Canadá y si me ponen debajo de un puente a vivir en Maracaibo no puedo cumplir la misión que tenía.

Entonces me tenían que llevar a un hotel o a una casa en donde como mínimo tenía que tener aire acondicionado, ahora si eso no hubiera sucedido, bueno yo hubiera cumplido mi misión y hubiera muerto feliz en Maracaibo, pero si se muere el líder con esa desatención de los venezolanos entonces también Venezuela sería muy miserable y Venezuela no es miserable, Venezuela tiene para ponerle aire acondicionado a todos sus hijos que están en clima caliente y tiene para ponerle calefacción a todos sus hijos que están en tierra fría, o sea no es un país que está en la miseria porque Venezuela tiene recursos, Dios surtió a Venezuela de recursos.

-¿Qué piensa usted del gasto que ha hecho Chávez en armas y su dicho de que la revolución bolivariana está armada?

-No solamente le diría al Presidente Chávez sino al presidente Uribe y al presidente Alan García del Perú que en vez de estar invirtiendo en militares, bueno en eso si que estaríamos lejos de apoyar ese proyecto porque yo desconozco en sí el engranaje de las fuerzas militares tanto de Colombia, Venezuela como de Perú, pero los comentarios dicen que se está invirtiendo muchísimo en fuerza militar sobretodo en Colombia y en Perú he escuchado…

-Arzobispo, perdón pero ¿no está enterado que el presidente Chávez acaba de llegar de Rusia con una cuenta de poco más de 3.500 millones de dólares sólo en armamento?

-Ahora recuerde que el presidente de Venezuela es militar, yo no soy militar. Entonces en ese aspecto creo que estamos un poco distantes con el presidente Chávez, no tanto en que compre o no compre armas sino que nosotros creemos, personalmente creo que invertir en armas pero si decimos a Venezuela que se desarme, habrá que desarmar a los países que tienen tanques y helicópteros.

Yo personalmente quisiera que no hubieran ejércitos pero no tengo la respuesta para decirle al presidente Chávez o a Uribe o a García o a Cristina Fernández, ¿cómo haríamos para defendernos en caso de una invasión?, no le tengan miedo a Norteamérica, no le tengan miedo a Europa ni a Canadá, pensemos en una invasión de otro planeta porque Dios creó la tierra y engendró vida pero puede que haya vida en otro planeta, ¿cómo haríamos para defendernos de algunos seres andróginos que vinieran de otro país o de otra dimensión?

-¿Qué opinión tiene la amenaza de ex comunión que sufrirían los ex sacerdotes que fundaron la Iglesia Reformada en Venezuela?

-La ex comunión es un documento inquisidor que utiliza Roma para asustar y amedrentar a los hijos e hijas de Dios, nadie le come cuento a la ex comunión porque es que las personas astutas, los que han entendido la evolución para acercarnos a Dios y los que han entendido la vida no le temen a un documento, ni siquiera le tememos a una carta. Ese documento vale nada, ¿quién le va a poner cuidado a esa ex comunión? ¡Sólo ellos! Estamos trabajando para la vida eterna, ese documento de ex comunión es una cosa transitoria terrenal, haga de cuenta y que me perdonen los venezolanos, pero para nosotros en Canadá tiene más importancia el papel higiénico que ese documento de ex comunión porque el papel higiénico ha tenido un proceso científico para llegar a un sanitario, el papel higiénico primero que todo hay que sembrar el árbol, procesar el árbol y transformar la madera en un papel sutil que no lesione el cuerpo de los mortales.

-¿Cómo y por qué razón toma usted la decisión de felicitar vía epístola al Presidente Chávez por su triunfo en diciembre de 2006?

-Eso fue una iluminación: Chávez está puesto allí porque Dios lo permite, no vaya a creer que esas son cosas preparadas. Yo sentí la necesidad de enviarle esa carta de felicitaciones, pero si usted la lee, separa Iglesia con aspectos políticos, es una carta de apoyo espiritual a Chávez para que se diera cuenta que cuando él está luchando por un proyecto político, al otro lado del mar, a millas de distancia, había un hombre que estaba pensando, no en un proyecto igual porque el proyecto del presidente Chávez es más grande y más ambicioso que el proyecto sencillo que tiene la Iglesia Anglicana Latinoamericana.

-Usted dice que separa lo político de lo religioso, sin embargo en la carta usted pide un ‘apoyo para un Encuentro Internacional de la Participación Ciudadana’, comente la efectividad de esa petición y si nos puede decir con cuánto se le ayudó…

-A estas alturas Chávez nunca leyó esa carta, a gente como Leonardo Marín nadie los lee ni los conoce, yo soy una persona muy humilde y nunca he recibido respuesta…

-¿Nunca ha hablado con Chávez?

-Nunca. Lo que sí recibí fue una carta de la secretaria privada que fue cuando se dirigió a este grupo como obispo…Antes de ello habíamos elegido un representante para Venezuela. Tengo la carta en mi poder que la secretaria de Chávez me envió diciéndome que han recibido la carta en la que yo nombro como autoridad eclesiástica a un delegado obispo visitador para Venezuela, pero ese delegado se eligió en el 2006 mucho antes de yo escribir esta carta.

Yo así como le he escrito a Chávez he mandado cartas protestando también defendiendo y promoviendo a muchas personas que han hecho historia en los últimos 20 años. Si usted investiga tengo muchas cartas… bueno, no en el Internet, pero si en muchas oficinas…

-Luego de esa carta ¿Hay un apoyo del gobierno bolivariano a su iglesia, sí o no?

-No, no lo hay. Antes de llegar Chávez al poder yo ya tenía conexiones con Venezuela, tal vez lo de la carta lo que yo veo es que pasa lo del florero de Llorente que han creído que fue la carta la que me acercó a Venezuela y a Chávez, primero ninguna carta me ha acercado a Venezuela ni a Chávez porque él ni siquiera me conoce ni me ha saludado, en segundo lugar no he recibido ni un saludo de la casa de gobierno de Miraflores, pero sí he recibido apoyo de los venezolanos a mi trabajo desde 1998 en la frontera entre Cúcuta…

-En la carta usted decía que quería venir a Venezuela a ‘sentar las bases de una nueva cultura revolucionaria de la gestión y participación’, explique…

-La palabra ‘revolución’ yo nunca la uso.

-Pero en la carta habla de la ‘nueva cultura revolucionaria…’…

-Eso lo agregaron, yo nunca uso la palabra revolución. Yo tengo la carta original y la carta original no habla de… bueno aún cuando el evangelio de cierta manera es un proceso revolucionario del amor pero no en el aspecto político como ustedes lo entienden. Pensamos que Venezuela iba a ser como un punto estratégico para que todas las comunidades de América Latina llegaran a Venezuela, pero eso se hizo mucho antes sin embargo en esa carta yo insinúo la posibilidad no tanto del apoyo económico sino un apoyo logístico pero independientemente del gobierno de Venezuela, sin que el gobierno se inmiscuyera en este seminario porque es una cuestión totalmente aparte.

-Sin embargo usted no niega que pidió apoyo al gobierno de Chávez para llevar a cabo este encuentro…

-Bueno, yo no se si sería apoyo pero lo que sí queríamos era que se hiciera en Venezuela, pero no se refería a apoyo económico sino logístico, de seguridad. Que el gobierno nos diera permiso para nosotros hacer el encuentro en Venezuela.

-¿La Iglesia Reformada Venezolana es un culto socialista?

-No. Una cosa es la liturgia y otra cosa es la acción social. El credo es igual a la romana, es alabanza a Dios, no se puede mezclar fe con acción social. Pero todos los hombres, religiosos o no deben participar del engranaje social.

-¿Es un culto bolivariano?

-No, el culto en sí alaba a Dios y al Santísimo Sacramento que está en el altar. Pero la iglesia si ve que el gobierno de Chávez está haciendo una obra buena, la iglesia debe apoyar esa obra.

-¿Su Iglesia cree que la obra de Chávez tiene buenas intenciones?

-Yo no se si la intención del corazón del presidente Chávez sea buena porque eso sólo lo sabe Dios. Creo que si Venezuela logra acabar con la pobreza y la desigualdad eso sería un premio.

-¿Usted cree prudente buscar el diálogo con la Conferencia Episcopal Venezolana?

-No, para nada. Es bueno que la Iglesia está cerca de Dios y lejos de Roma. Los hombres que trabajan verdaderos proyectos se alejan de Roma porque Roma aún cuando tiene la verdad sus representantes están en la oscuridad.

Fuente: Jaime Garvett – Quinto Día vía A Través de Venezuela

About these ads