Google

Psiquiatra Edmundo Chirinos. Foto: Google

En arresto domiciliario por presunto homicidio intencional, el psiquiatra más célebre del país no está inhabilitado para seguir su adicción

Regresó. Luego de un prolongado bajo perfil, el doctor Edmundo Chirinos vive su come back. Ya no como el especialista que en abril de 2006 integró la Mesa Técnica contra el Crimen y la Violencia que la Asamblea Nacional convocó, por el caso Faddoul Rivas. Tampoco conserva la investidura de constituyentista de 1999.

Chirinos llena hoy las páginas de la prensa por razones muy distintas a las que en 1988 promovieron su campaña presidencial con Momo (Movimiento Moral), apoyado por el Partido Comunista y el MEP.

No es ya el provocador rector de la Universidad Central de Venezuela (UCV) que aseguró “enamorarse las 24 horas”, como le dijo a Elizabeth Fuentes en aquella polémica entrevista en la que llamó a la juventud de los ochenta la “generación boba”, (16/09/1984) publicada en la revista Feriado de El Nacional: “Un playboy que envejece al ritmo del jazz”.

No. Chirinos pasó a la sección de Sucesos: es sospechoso de asesinato, imputado el 29 de julio por la Fiscalía 50° de Caracas por el delito de homicidio intencional de Roxana Vargas, estudiante de 19 años de edad y ex paciente del psiquiatra, encontrada en Parque Caiza el 12 de julio, sin vida.

“Hoy es el día en que la relación con el doctor Edmundo Chirinos y yo terminó”, escribió Vargas el 5 de mayo en su blog. “Mi madre me decía que los hombres te pedían la prueba del amor sólo para acostarse contigo y luego botarte, más o menos así me pasó con Chirinos, aunque él no me pidió la prueba de amor, sólo se acostó conmigo y luego sintió que era mucho para él y no quería verme más”.

Ana Teresa Quintero, madre de la estudiante, advirtió al Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) la gran influencia que sobre su hija ejercía Chirinos, quien el 23 de julio admitió a Globovisión: “Fue mi paciente desde octubre de 2007 hasta abril de 2008. Manteníamos relaciones telefónicas porque me llamaba para contarme sus problemas (…) Tal vez lo que narra en el blog son parte de sus fantasías”.

En su consultorio encontraron sangre. El Cicpc comprobó que era de Vargas. Chirinos dijo a la televisora que eran producto de la terapia de electroshock que aplica a sus pacientes. A la fecha, dos mujeres han denunciado abuso sexual de su parte: una violada, otra agredida durante una terapia de sueño. Una hace tres años, otra el año pasado. Ambas durante tratamiento.

PUENTES CON EL PODER

En 1958 obtuvo su título de médico cirujano y en 1960 egresó de la primera promoción de psicólogos del país. Al año siguiente fundó el Colegio de Psicólogos de Venezuela, además de tener títulos de varias universidades extranjeras, según anuncia en su página web.

Como rector (1984-1988) “hizo un esfuerzo para evitar que la UCV fuera el estacionamiento que es hoy”, apunta Luis Fuenmayor, quien lo sucedió en el cargo. Pero antes del primer mes de su gestión, estudiantes de Agronomía y Veterinaria de Maracay vinieron a Caracas a protestar. Chirinos habló con Octavio Lepage, ministro de Interior. ¿El resultado? Disparos y heridos en Tazón. “Más nunca pudo ir a Maracay a graduar gente”.

Dentro y fuera de su área es una celebridad: profesor de muchos y terapeuta de tantos otros, del Presidente de la República para abajo.

En febrero de 2002, Marisabel Rodríguez, todavía “de Chávez”, se internó en el Hospital de Clínicas Caracas por una cefalea. Chirinos fue a verla. “Estuvo pendiente del trato que me daban los doctores, de la privacidad, de todo lo que un buen amigo puede hacer cuando uno está en cama”, recuerda hoy.

Chirinos fue el puente para que la Primera Dama estableciera relaciones entre la Fundación del Niño y la UCV. Hicieron amistad en la Constituyente. “En una oportunidad estuve 24 horas en su clínica, acompañada por mi familia”.

Luego dejaron de verse, pero ella quiere aclararlo: “No le estoy sacando la silla como amigo”.

El día de la hospitalización, Luis Miquilena, ex ministro de Interior y Justicia, acompañó a Chirinos.

En una autobiografía escrita a solicitud de la UCV, Chirinos relata que conoció a Miquilena en 1958 durante el mandato de la junta que presidió Wolfgang Larrazábal-, cuando compartieron a “una bella amante”, y casi se van a la manos “a la usanza de Churuguara”, donde nació, en el estado Falcón. Él fue el puente, entre el psiquiatra y la familia presidencial: “Me acercó a Hugo Chávez a quien asesoré”. La relación se mantuvo hasta la firma de la nueva Constitución en 1999, proceso que lo dejó decepcionado, dice. Su clausura la comparó con un “acto circense”.

Cerrado el capítulo: “Retorné a mis impacientes pacientes”. Acaso esa ruptura marcó su paso de protagonista a actor de reparto.

SUS PRIMERAS PIERNAS

Su primera incursión en la política fue al caer Marcos Pérez Jiménez. “Él era dirigente estudiantil.

Gran compañero, gran trabajador, muy honesto, brillante, muy amigo”, dice de Chirinos Elio Gómez Grillo. “Es un hombre de coraje pero nunca emplea la violencia, ni como dirigente, ni como profesional, yo creo que no le ha dado un golpe a nadie. Estoy hablando como amigo, no como abogado defensor o jurista. Hablo sobre un amigo que está en una situación muy desagradable”.

El doctor Alexis Ramos, neurofisiólogo, secretario del MAS Universitario en tiempos del perezjimenismo, lo recuerda como una persona “un tanto fuera de lo común”: “Tiene sus propios criterios sobre una serie de cosas, lo cual lo ha hecho prácticamente dirigente en todas las áreas en las que ha estado. De su vida personal no puedo opinar mucho. Todos sabemos que él ha sido una persona muy sola”.

Sin reservas, Chirinos habla de su vida en el texto autobiográfico. De sus hermanas: “Smirna, Hely, Egleé, Iraida y para cerrar, Edmundo”. De su educación: pasó por La Salle de Barquisimeto. Vivió en el litoral, donde tuvo dos obsesiones: “Encontrarle explicaciones a la muerte y a la locura”.

Se vino a Caracas. Estuvo en el liceo Luis Razetti y el Aplicación.

Allí, Edith Alvarado, su profesora, lo marcó: “Con sus piernas hermosas y cruzadas, exaltaba mi sexualidad (…) Hasta hoy me hice adicto a la filosofía y a la literatura. Y a las piernas hermosas”.

Continuó estudios en la Universidad de Guayaquil: “Allí se produjo la iniciación de mi vida erótica-amorosa con una apasionada ecuatoriana, Flor de María Brunauer, hija de mi respetado profesor de anatomía”. Regresó al país, a la Universidad de los Andes. Terminó en la UCV. Se hizo profesor.

Se casó con una de sus estudiantes: Felicitas Kort, con quien viajó por el mundo hasta que “con gran pesar de ambos, nos divorciamos”. Chirinos siguió su carrera profesional: “Y como siempre en muchas mujeres reinventé al amor. No sé qué hubiese sido de mi vida sin ellas”. Luego vinieron los hijos: “Muchos años después han nacido dos, de madres distintas”. Y confiesa: “No he sido un buen padre”.

Cuando era decano de la Facultad de Humanidades, Feriado buscó entrevistarlo. En los ochenta, su pasante, una estudiante de periodismo lo contactó: Elizabeth Araujo. “Yo tenía 18 años.

Fui a su consultorio, pero me dijo que era en su casa”. Llegó con su cuestionario: ” ‘Qué bella estas’, me dice de primero. ‘Qué ojos tan hermosos tienes’ “. Entre preguntas, surgían más interrupciones: “¿No te has dado cuenta de que eres muy hermosa?”. Terminó de formular sus preguntas, recibiendo cada vez respuestas imprecisas: “Siempre fue un acoso sexual”, recuerda ella. Nunca más volvió a hablar con él, hasta que 30 años más tarde, decidió intentarlo de nuevo para denunciarlo: “Me llamó a las 10 pm: ‘¿Dónde estás?, me gustaría darte la entrevista ahora. Te pago el taxi’ “. Ella se negó y en el día fue a su consultorio. Con cerca de 30 pacientes en espera, la despachó en 10 minutos: “Sólo una vez comentó: ‘Sigues tan bella como antes’ “.

La periodista Paula Giraud tuvo una experiencia similar en 1983. Fue a entrevistarlo por el Bloque de Armas: “Él insistió en que fuera a su casa, donde te atrapa y tranca las puertas. Se las dio de galán desde que llegué. Ese tipo es un enfermo, un acosador”. A Giraud no le dio tiempo de hacer preguntas: “Empecé a gritar y le dije: ‘O me abre la puerta o hago un escándalo aquí’ “. ¿Por qué no lo denunció? “¿Quién me iba a creer? ¿Quién va a denunciar a alguien famoso? El poder te aplasta”.

Chirinos está bajo arresto domiciliario. Suspendió la consulta en su oficina por los allanamientos del Cicpc, pero hasta ahora nada le impide regresar a una de sus adicciones, como admitió en la televisión: sus pacientes.

CON EL APOYO DE ANTONIO DÍAZ ESPEJO

CRONOLOGÍA
12/08/1935
Nace en Churuguara (Falcón). Es el cuarto de cinco hermanos.

1958
Se titula como médico cirujano de la UCV.
1960
Egresa de la primera promoción de psicólogos de Venezuela (UCV).

1961
Funda el Colegio de Psicólogos de Venezuela.
1984-1988
Asume la rectoría de la UCV.
1988
Se lanza a la candidatura presidencial por el partido Momo (Movimiento Moral), apoyado por el MEP y PCV. Ganó Carlos Andrés Pérez.

1999
Integra la Asamblea Nacional Constituyente y preside la comisión de Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología, Deportes y Recreación.

Fuente: Andrea Daza Tapia/El Mundo vía Venezuela Noticia

About these ads