2001
Fuente: Jenny Oropeza B., 2001.com.ve

Fernando Sánchez/El Universal

Foto: Fernando Sánchez/El Universal

Un dantesco suceso se vivió en el sector La Matanza de El Valle, la mañana del miércoles, cuando la comunidad enardecida, cansada de los desmanes, por la impunidad que se vive en el país, decidió tomar justicia por propias manos, linchando a uno de los dos violadores que acostumbraban a someter a sus víctimas en ese sector.

Y según los propios protagonistas de este hecho anunciaron que fueron cinco las adolescentes violadas entre enero y febrero. Una de las víctimas de 11 años permanece recluida en un centro asistencial; mientras que otra pequeña de apenas 5 años, no corrió con la misma suerte y murió.

CON APENAS 9 AÑOS

La mañana estaba ligeramente fresca, sin embargo, desde el pasado 21 de enero, entre los moradores del lugar se respiraba un ambiente tenso, caluroso, no habitual. Ese viento arrastraba dolor, odio y la llamada sed de venganza.

Los violadores llegaron bien temprano. Esperaron el momento preciso para ellos. Una pequeña de nueve años de edad, que salía del colegio fue la “presa”. Eran las seis y cuarenta de la mañana, cuando una de los moradores gritó “el violador”, “el violador”.

De inmediato los dos hombres corrieron para huir y tomaron la Intercomunal de El Valle, uno de ellos logró escapar por las residencias Ayacucho, mientras que el otro fue capturado por dos mujeres y dos hombres. En fracción de segundos, en pleno, salieron los moradores enardecidos y lo llevaron de nuevo al sector La Matanza.

CÍRCULO DE MUERTE

Allí comenzó el terrible espectáculo, atrocidades similares a aquellas del circo romano. Una rueda humana encerró al aberrado sexual, y como una cola para recoger comida, uno a uno fueron pasando, y así a su manera fueron castigando al presunto violador.

Todos lo golpearon, gritaban “a hombres como ese no se les debería perdonar… merecen ser quemados vivos para que sirvan de ejemplo a otros degenerados que andan por ahí”.

Mientras bullían estas palabras de indignación y odio, también se multiplicaban los ataques contra aquel hombre que recibió primero una golpiza; luego palazos y batazos, maderos que quedaron destruidos en el piso. Piedras, empujones y hasta tiros. Finalmente le amarraron un mecate al pie derecho, el otro extremo del mecate fue colocado en una moto y así arrastraron el cuerpo por todo el barrio. Ya destrozado aquel cuerpo fue colocado en la Avenida Intercomunal de El Valle, donde los moradores cerraron la calle, en esos instantes le rociaron kerosene y gasolina y cuatro veces fue prendido en fuego, cada vez que subían las llamas aplaudían y gritaban. Ráfagas de tiro también se escucharon esta mañana en señal de victoria.

Y a viva voz hombres y mujeres gritaban. En tanto, nuevamente las turbas se arremolinaban en torno a otros presuntos delincuentes, “los juzgaremos y condenaremos, sin ninguna garantía procesal”.

RECHAZO A LA POLICÍA Y GN

Como siempre, los “linchadores” torturan cruelmente a los presuntos delincuentes y pretenden dar una muerte lenta y dolorosa, haciendo gala de sadismo y profundo desprecio por el ser humano, ya que para ellos “los policías acuden al sector sólo a matraquear y a matar inocentes trabajadores”.
Al lugar llegaron efectivos de la Guardia Nacional, quienes fueron corridos por los habitantes del sector, que les gritaban que se marcharan, pues ellos estaban realizando su trabajo, acabar con el violador “y es que aún nos falta uno”, anunciaron.

Los efectivos militares tuvieron que marcharse del lugar, al igual que ocurrió con los efectivos de la Policía Metropolitana a quienes les gritaban, “fuera asesinos de inocentes, fuera matraqueros”. A los efectivos no les quedó más remedio que marcharse del lugar por espacio de algunos cuantos minutos, esperando que se calmaran los habitantes del lugar.

MATARON A UN INOCENTE

Y es que estos moradores del sector La Matanza, vieron cómo funcionarios de la Metropolitana acabaron, el 21 de enero, con un hombre que trataba de salvar a una joven que estaba siendo violada por el linchado “y por no escuchar la voz del pueblo, mataron a un inocente… ahora aquí no los queremos”, dijo la señora , Nilda Moreno.

Recordó Nilda, dos funcionarios de la Metropolitana mataron a José Luis Bogado Zamora, en la parte alta del barrio, “y que por que se equivocaron”, dijo. Denunció además de poseer información que estos efectivos no se encuentran detenidos sino que fueron cambiados a la comandancia general ubicada en Cotiza, laborando normalmente. En el lugar quedaron las huellas de lo sucedido, palos de bates partidos a la mitad, picos de botellas, pedazos de piedras y fachadas de casas bañadas en sangre. Con la promesa de que la historia se repita.

QUÉ ES EL LINCHAMIENTO

El linchamiento pretende constituirse en manifestación de justicia popular directa, ejecutora al máximo, que tiene sus orígenes en los Estados Unidos de América, en las postrimerías del siglo XVIII, con dos causas principales: el odio contra los negros, principales víctimas de las ejecuciones irregulares, y la soledad de las colonias que iban estableciéndose conforme el hombre blanco extendía su influjo hacia el lejano oeste.

El Código Penal sanciona los linchamientos bajo la denominación de “delito de muchedumbre”, el que tiene las siguientes notas tipificantes: Si la reunión tuvo por objeto cometer determinados delitos, responderán como autores todos los que hayan participado materialmente en su ejecución, así como los que sin haber tenido participación material, asumieron el carácter de directores. Asimismo, el Código Penal dispone que comete el delito de asesinato quien matare a una persona con alevosía, premeditación o perversidad brutal.

El director del Cuerpo de Investigaciones Científicas; Penales y Criminalísticas, Wilmer Flores Trosel, en relación a estos acontecimientos anunció que ya se abrió una averiguación, “se castigarán a los que participaron en el hecho ya que el tomar la justicia por tus propias manos te convierte en asesino”, le indicó a la población que tienen que esperar los canales regulares de justicia “para eso estamos nosotros aquí trabajando”; aseguró.

About these ads