Un hombre lo enamoró con nombre de mujer

Fuente: Univisión.com

Imagen de archivo: Google

Imagen de archivo: Google

Uno de los hijos de Fidel Castro, Antonio Castro Soto del Valle, fue pillado por internet. Tras ocho meses de sostener un ciberromance con “una mujer”, se destapó que un hombre, residente en Miami, le jugó la broma al descendiente del líder cubano, publicó una investigación de The Miami Herald.

En una entrevista transmitida por un canal de televisión de Miami, el estafador dejó ver que la seguridad en la isla caribeña no es tan fuerte como se cree.

A prueba la inteligencia cubana

Según las declaraciones del impostor, Castro le escribía a una colombiana llamada “Claudia”, a quien le expresaba sus deseos de hacerle el amor sin parar.

Sin embargo los deseos de Antonio se quedaron sólo en sueños ya que el cubano Luis Domínguez, de 46 años, es la verdadera identidad de esa ansiada mujer, quien puso en jaque el mito sobre la seguridad cibernética en la isla liderada por Raúl Castro.

Aunque el amorío se desarrolló en más de 20 charlas por internet, Domínguez declaró que nunca le fue revelado algún secreto de Estado ni mucho menos cuestiones políticas e internas.

De lo que sí se enteró fue de la olgada vida de “su amor”, quien le hablaba de sus fines de semana en Varadero y de las costosas marcas de su ropa y accesorios personales.

The Miami Herald aseguró en su publicación por internet que Domínguez le entregó copias de diversas conversaciones de chat además de fotografías del hijo de Castro tomadas con cámara web.

La idea de bromear a Castro surgió por su fuerte personalidad y así Domínguez se dio a la tarea de inventar a una mujer que tuviera el perfil que pudiera interesarle al hijo de Fidel. El correo electrónico que abrió fue el de “Claudiacartagena82@yahoo.com”.

Tonycsport fue atrapado por las seducientes charlas de “Claudia”, hasta enamorarlo y llegar al grado de querer “besarla, abrazarla y hacerle el amor”, reveló The Miami Herald.

Cuba y sus líderes han permanecido en silencio y según la publicación estadounidense, las cuentas y usuarios de Tonycsport fueron inhabilitadas.

Domínguez finalizó al expresar que esto era una buena herramienta para golpear a la inteligencia cubana.

Flirteo virtual revela grietas de la seguridad

Fuente: Impulso Baires.com.ar

Uno de los hijos de Fidel Castro estuvo flirteando durante ocho meses a través de Internet con una persona que creía era una mujer colombiana. Pero la mujer en cuestión resultó ser un hombre de Miami, según el embaucador y la estación de televisión que transmitió el engaño para mostrar que era posible burlar a la seguridad cubana.

”Adivina donde estoy y te haré el amor sin parar”, se dice que Antonio Castro Soto del Valle, hijo de Fidel y médico del equipo nacional cubano de béisbol le escribió a ”Claudia” durante un viaje realizado en enero a Rusia en compañía de su tío Raúl.

Pero ”Claudia” resultó ser Luis Domínguez, un miamense de origen cubano que desveló el engaño en Americateve, Canal 41 de Miami, diciendo que su objetivo era ”destrozar el mito de la impenetrabilidad” del sistema de seguridad.

El cibernovio de ”Claudia” nunca reveló secretos estatales ni mencionó a Fidel durante las más de 20 conversaciones por internet. Pero le envió lo que dijo eran su número telefónico y dirección en La Habana, escribió que no tenía guardaespaldas y anunció por anticipado un viaje a México, todo lo cual pone en evidencia las grietas en la muy secreta vida familiar de Fidel Castro.

Y cuando a mediados de enero circularon rumores en Miami de que Fidel Castro había muerto, Domínguez dijo que había asegurado a Americateve que los rumores probablemente eran falsos porque Antonio mantenía las conversaciones habituales con su cibernovia.

El hombre que utilizaba la dirección electrónica canadiense tonycsport@yahoo.ca también dio a ”Claudia” detalles de una vida mucho más rica que la rutinaria del cubano promedio: fines de semana en la playa de Varadero, camisas Lacoste, una computadora personal Apple y un BlackBerry con acceso a Internet, según mostraron los archivos de Domínguez.

”Mientras que los cubanos de a pie tienen prohibida la entrada a los cafés de internet de los hoteles habaneros, este personaje tenía un BlackBerry y acceso ilimitado a internet”, manifestó Domínguez, de 46 años, empleado de una agencia de seguridad que está a cargo de una página en la que se informa sobre las fuerzas armadas y la seguridad cubanas: Cubaaldescubierto.com.

Domínguez entregó a The Miami Herald archivos de computadora que contienen conversaciones entre ”Claudia” y ”tonycsport”, así como fotografías de Antonio Castro, provenientes de lo que Domínguez explicó eran conversaciones con cámaras de computadora. Miguel Cossío, productor de Americateve, indicó que los detalles fundamentales de la historia de Domínguez se confirmaron a través de medios independientes. Castro no respondió a los mensajes electrónicos que le envió The Miami Herald solicitándole sus comentarios.

Según Domínguez, el engaño nació en el 2006 como resultado de su visita a un torneo de béisbol en Cartagena, Colombia, en el que participó el equipo cubano. ”Antonio era una especie de estrella de rock; todos querían tomarse fotos junto a él, en particular, las mujeres hermosas”, recordó. “Fue entonces que se me ocurrió la idea de que podía acercarme a él haciéndome pasar por una de esas mujeres”.

En primer lugar, elaboró un perfil del tipo de mujer que supuestamente prefería el Castro de 42 años. Domínguez revisó las fotos de antiguas novias de Castro y de la actual para crear una ”mujer virtual” que se ajustara al molde: Claudia Valencia (nombre y apellido muy comunes en Colombia), una trigueña de 26 a 27 años con rayitos rubios en el cabello y periodista deportiva que, al igual que a Antonio, le gustaba el fútbol y la tecnología.

El verano pasado, claudiacartagena82@yahoo.com envió un mensaje a ”tonycsport” en el que le decía que se habían conocido en Cartagena, y se hicieron ”amigos” en el sitio social Tagged de la red. Las conversaciones, según Domínguez, comenzaron en octubre.

Tonycsport envió a Claudia fotos suyas –donde se reconoce fácilmente a Antonio Castro– en las Olimpiadas de Pekín y en Moscú. Cuando Tonycsport pidió fotos a Claudia, Domínguez, según expresó, le envió de vuelta lo que sólo podría describirse como una ”foto virtual” de Claudia. Y cuando Tonycsport le preguntó si tenía cámara en la computadora, Claudia le contestó que estaba rota.

Algunas de las conversaciones duraron solamente unos minutos, pero la más larga se prolongó desde las 11 a.m. hasta las 4 p.m. (cuatro horas), señaló Domínguez. En otra de ellas Castro le escribió ”deseo besarte”. En una tercera le expresó: “Quiero besarte, amarte y hacerte el amor”.

Las conversaciones terminaron después que el equipo de béisbol cubano fue derrotado en las semifinales de un torneo que se jugó durante el mes de marzo en California.

De acuerdo con Cossío, hace unos tres meses que Domínguez se acercó a Americateve con su historia, y ambos trabajaron para convertirla en dos reportajes para el programa nocturno ”A mano limpia”, que conduce Oscar Haza.

”Esto atañe al periodismo porque el BlackBerry, las computadoras y los viajes que en cualquier otro país serían comunes y normales, en el caso de Cuba no lo son, y Castro vive en un mundo diferente al de cualquier otro cubano. Estamos mostrando al público la existencia de dos Cubas”, explicó Cossío. “Y que Antonio no vive según la supuesta moralidad revolucionaria”.

”A mano limpia” transmitió el primer reportaje el jueves 4 de junio. El sábado por la tarde, cuando The Miami Herald entrevistó por primera vez a Domínguez, la mayoría de las direcciones electrónicas de Tonycsport habían sido eliminadas. El número telefónico que le había dado a Claudia no recibía llamadas internacionales.

Pero cuando Domínguez se conectó con la cuenta ”Claudiacartagena82” de Yahoo para mostrar a The Miami Herald el registro de conversaciones y las fotos, la página de ”ella” indicó que Tonycsport también había entrado a su cuenta Yahoo.ca.
”¡Vaya!, podría tratarse de una trampa de la inteligencia cubana”, afirmó Domínguez sonriendo. “No quiero saber nada de eso”.

About these ads