Los médicos venezolanos tienen que luchar día a día, no sólo con las vicisitudes de su profesión -ya de por sí difícil si pensamos que en sus manos está la vida de una persona-, sino también con la falta de insumos en los hospitales, las agresiones de los familiares de los pacientes, que los responsabilizan de las fallas en los centros de salud, la falta de personal de apoyo, la incertidumbre político-social, los malos sueldos y la inseguridad. Y, por si fuera poco, el verbo contumaz de un Presidente que los llama "mercantilistas" y "vende patria"

Fuente: Mabel Lander/Marynés Castillo, El Nacional.com

"Perdí mi trabajo en el 2004 cuando el revocatorio aquel…desde entonces sólo ejercí  en privado y para mí el ejercicio necesita de un hospital, aunque la paga sea mala. Aquí trabajo en un hospital, prácticamente sin carencias, a gusto, a pesar de volver a las guardias de cuerpo presente y que me permite vivir a mí y a mi familia… Lo que me negaron en ‘mi país’,  me lo dan en España".

Comentario extraído de Facebook, escrito por un médico venezolano residente en España

¿Qué activó lo que el presidente de la Federación Médica Venezolana (FMV), Douglas León Natera, llama una "avalancha" de médicos venezolanos queriéndose ir al exterior?

Para él son muchos los factores que han incidido en esta migración. "Nosotros vemos lo que sucede en los hospitales, allí tienes médicos redoblándose, en lugar de hacer guardias cada seis días, comenzaron a hacerlas cada 5, cada 4, cada 3 días y, a veces, es una guardia permanente del médico, porque no hay quien lo releve", indica.

Pero este "éxodo", según explicó el presidente de la FMV a El-Nacional.com, tiene dos caras, la de los médicos que se cansan de trabajar en un hospital público por la carencia de insumos, medicamentos, equipos y personal de apoyo para trabajar con dignidad la profesión médica, aunado a la agresividad permanente a la que es sometido el galeno, tanto por la naturaleza de su trabajo, como por la de los familiares y del propio paciente, la inseguridad galopante que ya no se detiene ni siquiera dentro de un hospital -médicos que han tenido que esconderse porque su vida corre peligro, acota Natera -, además del discurso agresivo y el ataque desmedido y continuo del presidente de la República, Hugo Chávez Frías.

"Se suma a ello el salario miserable del médico, al que Chávez llama "mercantilista", cuando lo que apenas gana son Bs. 1800 mensuales", señala.

Estos médicos o deciden irse a la práctica privada, "a ganar un poquito mejor. No es que trabajen holgadamente, pero trabajan con un poco más de tranquilidad", o dejan la profesión a un lado y para poder llevar el pan a sus hogares laboran como taxistas, visitadores médicos, pasan a formar parte de la economía informal o establecen un negocio.

La otra cara de la moneda son aquellos profesionales de la salud que, en busca de otros estándares de vida, deciden probar suerte en el exterior y Estados Unidos, España y Australia son su principal puerta de entrada.

Aunque no existen datos oficiales sobre el número de médicos venezolanos en el extranjero, Natera indica que en el año 2008 el despacho a su cargo llegó a firmar más de 120 comunicaciones de reciprocidad (un compromiso de cooperación entre los gremios médicos de otros países y de Venezuela) mensuales y calcula que en los dos años precedentes a éste, unos 2000 médicos decidieron colgar sus batas y emigrar.

El presidente de la FMV señala que en 2009 esta cifra se ha reducido drásticamente y, aunque aduce que desconoce las razones que motivan esta disminución, piensa que lamentablemente muchos médicos están optando por marcharse sin cumplir con los requisitos de ley.

"Los recién graduados preferían cumplir con su artículo 8, es decir, que se fueran listos para regresar, pero este año, han venido muchos menos para la FMV. Ahora se van sin eso".

Internet ayuda

Los médicos que desean irse de Venezuela encuentran en las redes sociales existentes en Internet un sistema de apoyo donde pueden comunicarse con otros colegas que probaron suerte en el exterior y que pueden ayudar a que el proceso sea más sencillo. En ellas los coterráneos venezolanos cuentan sus experiencias y comparten consejos con quienes han tomado la decisión de probar suerte en otras tierras.

Facebook es claro ejemplo de ello, grupos como "Médicos venezolanos en Barcelona", "Médicos venezolanos en España", "Venezuelan American Medical Association" y "Médicos venezolanos en el exilio", se ofrecen a ayudar con consejos sobre "residencias, homologación de títulos, oportunidades de trabajo y papeleo para visas, entre otros. "También para ponernos en contacto los médicos que estemos en la misma ciudad", especifica uno de los sitios.

Situación cada vez más crítica

Para Douglas León Natera es un error que se califique a un médico de manera negativa cuando manifiesta su intención de irse.  

Nosotros continuamos recomendando al colega que se quede, que haga el esfuerzo, que ese sacrificio vale por la patria, por la familia -relata Natera-,  pero las cosas de pronto se complican y es cuestión de "estar en el pellejo" de una persona que ha sido amenazada, que cuando sale del hospital descubre que le robaron el carro, o se lo dejaron en cuatro ladrillos o que salen del hospital y los asaltan, o los asaltan dentro del mismo centro de salud.

"Lo que pasó con los médicos del Hospital Clínico Universitario, los médicos del Hospital Vargas, los de El Llanito o del Pérez Carreño. Antes de eso le había tocado al Hospital de Lídice, donde un colega tuvo que esconderse doce horas porque lo estaban buscando para matarlo. A otro colega en el hospital de El Algodonal también lo amenazaron y le destruyeron el carro y el médico optó por lo más sencillo, renunció y se fue", precisa.

A juicio de Natera estos ataques continuos a los trabajadores del sector salud "son algo bien orquestado, porque el gobierno más bien genera esa agresividad en contra de los médicos y eso es sistemático, digamos que este mes le tocó a los del Clínico (Hospital universitario), pero ayer fue a los de Lídice, y anteayer a los del Vargas".

"Una estrategia planificada y orquestada por el Ejecutivo para hacer que el médico se canse del trabajo, de la exigencia y se esté yendo", explica.

Entonces, ¿qué hacer?

La Federación Médica Venezolana recomienda al Ejecutivo Nacional "dotar los hospitales de una manera frecuente, permanente y total".

En Venezuela existen 300 hospitales y más de 4900 ambulatorios y medicaturas rurales, que, a pesar de la extraordinaria cantidad de recursos que entraron al país en los últimos años gracias a la bonanza petrolera, se encuentran en total estado de abandono.

"En los hospitales no tenemos nada, en los hospitales se nos está muriendo la gente de mengua, el médico trabaja con las uñas, porque con 6% de insumos, por favor, por dios, cómo podemos garantizar un acto quirúrgico bien hecho. Cuál es el futuro que tenemos nosotros para darle a nuestros pacientes en los hospitales", inquiere Natera.

"Todavía tenemos dinero, pero siguen regalándoselo a los países extranjeros. Que se centren en nuestros 300 hospitales".

Otra solicitud es la de la inversión en el sector salud. "Dejen el dinero aquí en Venezuela, inviértanlo en salud, en los hospitales, en los ambulatorios, en las universidades, en la formación de los médicos".

Asimismo exige respeto para el gremio médico. "Fundamentalmente, el respeto a los derechos fundamentales del médico y del paciente. Que al médico se le respete, y que comience con un acto de constricción del propio presidente Chávez, de dejar de atacar al médico por atacarlo, sin conocimiento de causa. El salario para el médico debe ser justo, mediante la discusión de un contrato colectivo, no esos 1.800 ‘miserables’ bolívares fuertes que le están dando a un médico residente o al interno rural, sino que sea algo que comience con 130 ó 140 unidades tributarias mensuales, unos 6500 bolívares, que dan la posibilidad a la gente de trabajar con cierta tranquilidad".

"Por allí pudiéramos comenzar a tener la sensación de que hay cierto equilibrio, que no es que nuestro salario fuera muy bueno antes, pero había respeto, consideración, la palabra del médico era una palabra que se oía y se consideraba", asegura.

Un futuro negro

Según los estándares de la Organización Mundial de la Salud (OMS), es obligatorio que un profesional de la salud para obtener su título tenga 7.000 horas de "formación, información y práctica".Los médicos venezolanos cumplen con creces -y exceden- las horas de formación y práctica para el ejercicio de la medicina, pues, según informa Natera "nuestras ocho universidades nos imparten 8.600 horas, 1.600 más de las recomendadas por la OMS".

Sin embargo, con la creación de un "sistema paralelo de salud", como califica Natera a la misión Barrio Adentro, se han instaurado unos estudios médicos en los que los estudiantes sólo reciben 3.200 horas con formación, información y práctica, "donde les incluyen, además, un 33% de información de tres autores que no tienen nada que ver con medicina, que son Marx, Egel y Lenin, como lectura obligatoria, y si sus estudios  duran 6 años, eso quiere decir que pasan dos años de su vida académica leyendo a estos personajes", denuncia.

"Aquí han inventado unos estudios médicos con maquetas, con dibujos, no ven nunca al cadáver, no hacen la disección, con la práctica se hace la experiencia, pero aquí no, a estos muchachos los están engañando", prosigue Natera.

Además, según el presidente de la FMV, las cátedras son dictadas por docentes cubanos que "no son médicos, que están ejerciendo de manera ilegal en Venezuela".

Para Natera el futuro de la profesión médica en Venezuela es incierto. "Qué va a pasar con nuestros descendientes cuándo nosotros estemos jubilados y salgan de nuestras universidades 1.800 médicos al año, pero de sus centros de estudios comiencen a egresar más de 10.000 al año, con esa simplificación de los estudios, qué va a pasar?

"El presente está maltrecho y el futuro del ejercicio médico es bien negro y va directamente proporcional al futuro del país, porque las otras áreas, seguridad social, ciudadana, de derechos humanos, de vialidad, todo eso está afectado y es negativo en Venezuela, y este gobierno da la impresión de que va sólo por la vía partidista, de su interés de una idea hegemónica totalitaria que no se detiene, y lo peor es que no lo disimula", concluye.

About these ads