La Patilla.com

La Unión de Banco Suizos (UBS), el mayor conglomerado bancario del mundo, mantiene al régimen de Hugo Chávez en una lista “negra” de potenciales clientes con los que está prohibido hacer negocios, de acuerdo a documentos oficiales de la entidad bancaria con sede en Zurich.

De acuerdo a un memorandum interno de UBS obtenido en exclusiva por La Patilla, las autoridades de inteligencia del banco incluyeron al “régimen de Chávez” dentro de la lista de “Organizaciones e Individuos” con los que el banco y sus ejecutivos tiene prohibido realizar cualquier tipo de “actividades de negocios”, al lado de ex mandatarios y gobiernos calificados de estados forajidos, y algunos de ellos perseguidos por la Corte Penal Internacional.

El documento, que tiene el título de “Lista de medidas extendidas en vigencia bajo la política del Grupo UBS sobre sanciones (Política del Grupo 1-P-001059), agregó también en la lista negra a personas u organizaciones que han sido designadas como cooperadores del narcotráfico internacional por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, y sobre cuyas cuentas y bienes existen medidas de congelamiento.

Esta última medida en particular aplica a los tres altos funcionarios chavistas que forman parte de la lista de colaboradores y capos de la droga de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC, en inglés): el general Henry Rangel Silva, actual Comandante Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Venezolana; al general Hugo Carvajal, actual Director de Inteligencia Militar (DIM); y el ex ministro y enlace del gobierno chavista con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Ramón Rodríguez Chacín.

El memorandum, emitido originalmente el 20 de mayo de 2005, pero actualizado al 6 de junio de 2008, coloca a Chávez al lado de los más desacreditados gobiernos en el mundo, en una lista en la que también se incluyen prohibiciones válidas para terroristas, narcotraficantes y proliferadores de armas de destrucción masiva.

“Ninguna actividad de negocios será llevada a cabo entre el Grupo UBS y cualquiera de las partes sancionadas”, indicó el documento, calificado como “únicamente para uso interno”

Las medidas restrictivas están siendo aplicadas con más rigor luego que el gobierno de Estados Unidos elevara las presiones para que los bancos suizos, especialmente UBS, acaten la normativa estadounidense e internacional, para contener problemas como la evasión de impuestos y lavado de dinero provenientes de la corrupción administrativa, el narcotráfico y el tráfico de armas.

Las medidas de UBS se actualizaron cuatro meses después que Venezuela transfirió a ese banco su cuenta de pago por las exportaciones petroleras de Pdvsa, en febrero de 2008, como una medida para evitar un potencial embargo para satisfacer la demanda por $12,000 millones que tiene la transnacional norteamericana Exxon Mobil Corp, contra la petrolera venezolana.

La lista de individuos, organizaciones y países sometidos a prohibiciones de UBS incluye en la primera sección a los gobiernos de Cuba, Irán, Myanmar (antigua Burma), Corea del Norte, Siria y Sudán, este último país cuyo presidente Al Bashir está actualmente solicitado por la Interpol, por orden de la Corte Penal Internacional bajo acusaciones de genocidio, a pesar de que se encuentra en ejercicio de sus funciones.

En la sección 2, en la que se encuentra incluido el régimen chavista, se incluyen a personalidades como el ex presidente de Liberia, Charles Taylor, actualmente enjuiciado por crímenes de guerra en La Haya; el régimen de Slobodan Milosevic, ex mandatario de la Antigua Yugoeslavia, condenado por la Corte Penal Internacional bajo acusaciones de genocidio; y también oficiales asociados al viejo gobierno del fallecido líder iraquí Saddam Hussein.

En la lista también aparecen régimenes aliados del presidente Chávez como el gobierno del mandatario bielurruso Alexander Lukashenko y el dictador de Zimbabwe, Robert Mugabe. Otros con prohibición de hacer negocios con UBS son: el régimen Taliban de Afganistán; las milicias congolesas, terroristas del Líbano y de Costa de Marfil.

El memorandum detalla que las “medidas extendidas” también pueden aplicarse a personas que no hayan tenido vinculación con los líderes o regímenes mencionados en la sección 2, pero que han colaborado con actividades consideradas ilegales por los tribunales internacionales.

Como ejemplo, el memorandum de UBS citó el caso del régimen de Slobodan Milosevic, explicando que “las medidas extendidas aplicadas al régimen de Milosevic también incluyen la organizaciones e individuos mencionados que interrumpieron el proceso de paz democrática de la antigua Yugoslavia y están, por ejemplo, acusados por el Tribunal Internacional de Crímenes de las Naciones Unidas, pero no están afiliados al propio régimen de Milosevic.

En la tercera sección, la lista negra incluye a terroristas, narcotraficantes y vendedores de armas de destrucción masiva.

Entre los terroristas, la medida de prohibición de negocios de UBS incluye a la lista de terroristas y patrocinantes del terrorismo designados por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas; la lista de la Unión Europea de personas, grupos y entidades sujetas a sanciones financieras; y la lista del Secretariado Federal Suizo para Asuntos Económicos.

Las restricciones de UBS se aplican también a las varias listas de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, entre ellas las personas designadas como “terroristas globales” y “terroristas”; y la lista de organizaciones terroristas extranjeras.

En material de narcotraficantes, las prohibiciones de la banca suiza abarcan a los integrantes de la lista de Estados Unidos sobre “Capos” o cooperadores en el tráfico de drogas, entre las cuales se encuentran tres venezolanos.

Finalmente, UBS no promueve negocios con las personas que trafican con armas de destrucción masiva y las personas que los ayudan en estas actividades.

Las prohibiciones establecidas por el banco suizo , sin embargo, no son absolutas. El banco se reserva la potestad de pre-aprobar o no actividades de negocios que puedan quedar por fuera de las sanciones establecidas internacionalmente, a través del departamento de Cumpimiento (Compliance).

“El documento de UBS indica que las operaciones financieras del gobierno de Chávez está siendo monitoreado por la banca internacional, debido a las vinculaciones con la delincuencia internacional, y al temor del sistema financiero mundial de meterse en problemas por aceptar transacciones de origen dudoso”, dijo el experto en seguridad financiera José López, asesor de la firma Security Associates, de New Jersey.

About these ads