Dijo que burló la justicia por 20 meses gracias a "buenos amigos" en altos cargos militares.

 

El Tiempo.com

Así lo afirmó en una entrevista, concedida al periódico ‘El Nacional’, el empresario venezolano Walid Makled, uno de los capos más buscados en el mundo, que permanece recluido en la cárcel de Cómbita (Boyacá).

Makled -que se convirtió en la ‘papa caliente’ para la diplomacia de Colombia, que estudia si enviarlo a EE. UU. o a Venezuela- dijo que tan pronto como supo de la orden de captura en el 2008, se ocultó en una lujosa casa en Caracas, bajo protección militar. Y agregó que se escabullía en vehículos oficiales.

Aunque aseguró que entregará a las autoridades una larga lista de militares salpicados, Makled reveló que le pagó 880 millones de bolívares al general Wilson Marín Leal, ex jefe del grupo que pilotea los aviones en que viaja el presidente Hugo Chávez, y que éste le delegó a un mayor para que estuviera a su servicio.

Agregó que recibió apoyo del ex vicealmirante Carlos Aniasi Turchio quien, con el aval de los generales Henry Rangel Silva y Hugo Carvajal, le habría entregado una concesión para el manejo de 5 patios de almacenaje en Puerto Cabello. También dijo tener pruebas contra el comandante de las Fuerzas Armadas, general Mota Domínguez.

Además del tráfico de drogas, a Makled se le sindica de tres asesinatos, uno de ellos, el del capo colombiano Wílber Varela, alias ‘Jabón’.

About these ads