Más de dos personas deben trabajar en un hogar para pagar las cuentas

eu1

Fuente: Suhelis Tejero Puntes, El Universal.com

precios_salariosLa inflación conspiró contra los trabajadores que ganan la mínima remuneración en el país, pese a que Venezuela está en el tercer lugar con el salario mínimo más elevado de la región latinoamericana.

Cuando en mayo del año pasado el Ejecutivo ajustó en 30% el salario mínimo se logró una mejoría en la capacidad de los trabajadores que devengan esa remuneración para cubrir sus gastos básicos, pero al final se perdió el camino andado.

En diciembre de 2008 para pagar los gastos básicos referidos a alimentación, vivienda, salud y educación las familias debieron destinar 1.979,8 bolívares fuertes, pero el sueldo básico de los venezolanos está situado en 799,23 bolívares fuertes, lo que significa que con esa remuneración ni siquiera alcanza para pagar la mitad de la cesta básica.

Tal situación indica que los trabajadores menos remunerados en la cadena salarial apenas podían cubrir 40,3% de sus gastos básicos al término de 2008, si bien en diciembre de 2007 la posibilidad de pagar la canasta básica se situaba en 46,5%.

De tal manera, en un hogar deben trabajar 2,4 personas que reciban salarios mínimos para que una familia pueda costear los gastos básicos por alimentación, vivienda, salud y educación.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) no realiza mediciones precisas sobre el monto que representan los gastos básicos, pero calcula que equivalen al doble del costo de la canasta alimentaria normativa.

Y precisamente sobre este tipo de costos, los datos que maneja el organismo indican que con el salario mínimo tan sólo se puede cubrir 80,7% de la canasta que incluye los alimentos, que en diciembre del año pasado cerró en 989,8 bolívares fuertes.

Mientras tanto, los hogares que compran productos subsidiados en la red Mercal tampoco logran pagar totalmente los alimentos requeridos, pero por lo menos cubren hasta 89,2% de la canasta con un salario básico de 799,23 bolívares fuertes.

La canasta de alimentos que incluye a Mercal se ubicó al finalizar el año pasado en 895,1 bolívares fuertes y es la que el INE toma como marcador nacional del costo alimentario de los venezolanos desde hace casi cinco años, pese a que fue desde hace un año a esta parte cuando se logró que 60% de la población comprara al menos un producto en estos mercados populares.

El Banco Central de Venezuela (BCV) alertó en su informe de fin de año que la capacidad de compra de los trabajadores que ganaban un salario mínimo se había reducido debido al “mayor ritmo de crecimiento de los precios”.

De tal manera, el emisor indicó que la remuneración básica perdió 3,7% de su valor real entre noviembre de 2007 e igual mes del año pasado. Al cierre de 2008 los precios al consumidor culminaron con un avance de 30,9% a escala nacional, de acuerdo con el BCV.

El panorama inflacionario, con su consecuente efecto para el venezolano, genera también un impacto en la lucha contra la pobreza, pese a que la administración del presidente Hugo Chávez se ha declarado ganadora de la contienda.

Si bien los últimos años indican una baja pronunciada en el nivel de exclusión social, cuando se analiza el comportamiento de la pobreza extrema medida por ingresos se aprecia un estancamiento en el último año. El INE señaló que esta tasa pasó de 9,5% a finales de 2007 hasta 9,1% al cierre del año pasado y, de hecho, Chávez reconoció que se había tropezado con una piedra en el camino.

Al mismo tiempo, en diciembre el INE observó que más de 365.592 personas que no estaban interesadas en trabajar cambiaron de opinión y decidieron buscar un empleo.

El presidente de ese organismo, Elías Eljuri, reiteradamente ha dicho que si la población inactiva está en niveles elevados es porque la situación económica es óptima, pero entre noviembre y diciembre de 2008 la población conformada por amas de casa, estudiantes e incapacitados para el trabajo se redujo de 36 a 34,6%.

About these ads